sábado, 7 de mayo de 2016

El Castillo de Cristal de Jeannette Walls


Título: El Castillo de Cristal
Autora: Jeannette Walls
Editorial: Suma de Letras
Número de páginas: 430
Puntuación: 5/5

Sinopsis:

Jeannette Walls revela la historia de su propia familia. Un padre carismático y entusiasta, que transmite a sus hijos la pasión de vivir pese a que es un alcohólico destructivo. Una madre pintora, un espíritu libre que no quiere asumir su papel de madre de cuatro hijos. Una historia conmovedora sobre una familia que ama y también destruye, que es fiel y a la vez decepciona.

Una obra excepcional sobre la locura, la pobreza y el amor, de la que uno sale cambiado para siempre.

Opinión:

‘‘Estaba sentada en un taxi, preguntándome si no me habría emperifollado en exceso
para la velada, cuando miré por la ventana y vi a mi mamá hurgando en un contene-
dor de basura.’’

Este libro es impactante, estremecedor; una verdadera obra de arte. Ahora entiendo por qué las reseñas de 5 estrellas y las críticas favorecedoras.
 
Tuve que tomarme un buen par de días para dirigir lo que acababa de leer. En El Castillo de Cristal seguimos a nuestra escritora, Jeannette, a medida crece hasta que es una adulta con su vida asentada.

La escritura de la autora es fluida, ávida, imaginativa y parece más un cuento de hadas que la narración de su propia vida. En un abrir y cerrar de ojos la historia avanza a pasos agigantados, siempre narrando los momentos más importantes y significativos de la vida de Jeannette. Vemos maltratos de todas las maneras posibles, vemos esperanza y traición, vemos a una madre carente de responsabilidades y a un padre alcohólico que hará todo lo posible por siempre salirse con la suya.

Las interacciones entre los padres y los hermanos de Jeannette eran tan realistas que parece más una película que un libro; las descripciones son las suficientes para crear una imagen de las docenas de lugares donde la familia Walls vivió efímeramente hasta otros pueblos donde residieron más tiempo. La infancia de Jeannette está marcada permanentemente por la falta de comida; los capítulos donde la escritora y sus hermanos escarbaban la basura en busca de comida eran lúgubres, aunque siempre persiste un clima feliz en el libro. Las ropas raídas y desteñidas, las casas improvisadas, las peleas nocturnas, las forzosas situaciones que transcurren para el aprendizaje de los niños, todo resulta ser un verdadero peso en la conciencia de cada uno.

Puedo entender claramente el amor de Jeannette por sus padres, pero los hechos que se nos presentan en ECdC más de una vez me hicieron enojarme. ¿Cómo dejar a una niña de tres años encargarse de su propia comida? ¿Cómo permitir que tus hijos no coman por la simple negligencia de sus padres? ¿Cómo permitir los abusos, los robos, los insultos, las infidelidades? En este libro se hablan muchos tópicos que son problemas comunes en ciertas familias, pero que no se profundizan por la mera implicación. No obstante, es imposible no crear una conección con los padres de Jeannette.

Fue interesante ver a Jeannette crecer, alcanzar la adolescencia y luego partir lejos de sus padres hacia Nueva York con sus hermanos. La madurez y el amor que la escritora siente por su familia es casi tangible, y te hace preguntar cuánto aprecias a tu familia y qué estarías dispuesto a hace por ella.

Uno de mis libros favoritos este año, sin duda. Cien por cierto recomendado.

2 comentarios:

  1. ¡Le has dado un 5 de 5! No me lo puedo creer. Viendo esto y conociendo tu alma hater, este libro pasa directamente a mi lista ;)
    Un abrazo y nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Lo he anotado, a ver si cae para mi cumple, muy buena reseña. Saludos

    ResponderEliminar

¡Suscríbete para notificaciones mediante correos!