jueves, 28 de abril de 2016

La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina de Stieg Larsson

Título: La Chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina
Autor: Stieg Larsson
Editorial: Destino
Número de páginas: 736
Puntuación: 5/5

Sinopsis:

Lisbeth Salander se ha tomado un tiempo: necesita apartarse del foco de atención y salir de Estocolmo. Trata de seguir una férrea disciplina y no contestar a las llamadas y mensajes de un Mikael que no entiende por qué ha desaparecido de su vida sin dar ningún tipo de explicación. Las heridas del amor las cura Lisbeth en soledad, aunque intente despistar el desencanto con el estudio de las matemáticas y ciertos felices placeres en una playa del Caribe.

¿Y Mikael? El gran héroe, vive buenos momentos en Millennium, con las finanzas de las revistas saneadas y reconocimiento profesional de colegas y medios. Ahora tiene entre manos un reportaje apasionante que le propone una pareja, Dag y Mia, sobre el tráfico y prostitución de mujeres provenientes del Este.

Las vidas de nuestros dos protagonistas parecen haberse separado por completo, y mientras... una muchacha, atada a una cama soporta un día y otro día las horribles visitas de un ser despreciable, y sin decir una palabra, sueña con una cerilla y un bidón de gasolina, con la forma de provocar el fuego que acabe con todo.

Opinión:

Nota: Groserías en la siguiente reseña. No hay spoilers, libres de leer todo el contenido.

Sé lo que algunos se están preguntando: ¿Por qué coño haces una reseña del segundo libro de una serie cuando no hay del primero? Bueno, folks, son cosas que suceden. Para cuando me leí Los Hombres que no Amaban a las Mujeres no tenía verdaderamente un blog, por lo que no se me pasó tan siquiera por la cabeza escribir algo semejante.
Stieg Larsson es el amo de todo. Literalmente. Lo amo. Es el mejor. Uno de mis autores favoritos. Uno de mis libros favoritos del año.

En este libro seguimos a Lisbeth y a Mikael tras los acontecimientos del primer libro. Las relaciones entre los personajes principales están algo complicadas por lo que están distanciados entre sí; esta vez nos enfocamos más en Lisbeth que en Mikael o los demás personajes.

Debo decir que Lisbeth es uno de los personajes más jodidos, interesantes e ingeniosos que he tenido el placer de leer. Cada una de las páginas en la que estábamos dentro de su cabeza era un paraíso; es calculadora, precavida, astuta y bastante altiva. Seguimos su viaje por el Caribe y luego a su regreso a Suecia. En este tomo llegamos a conocer sobre la infancia de Lisbeth y por todo lo que transcurrió hasta ser la mujer que conocemos hoy en día; mi pequeño corazón de piedra por momentos pareció compadecerse por la desgracias de la hacker.

Por otra parte seguimos a Mikael, trabajando en Millennium junto con Erika y los demás. El punto de vista de Mikael era fascinante; tras contactarse con Mia y Dag, un médico y un freelance. Mia está desarrollando una tesis que trata sobre el tráfico de mujeres en Escocia provenientes del este de Europa; Dag, su marido, la ayuda a desarrollarla y a reunir tanta información como sea posible (haciendo entrevistas, hablando con contactos). En cuanto la junta directiva de Millennium acepta a publicar un libro sobre el tráfico, se ven inmersos en un mundo inmenso de tráfico, malversación, corrupción y de manipulación.

Muchas personas parecen gustarle más este libro porque se centra más en la torturada Lisbeth, y aunque es cierto, la perspectiva de Mikael y Erika era una de las que me gustaba, ya que no todos los días consigues un libro donde hablen sobre un tema que afecta a cientos, miles de mujeres en toda Europa. Vi críticas sobre las descripciones que Larsson nos da sobre los muebles que compra Lisbeth en Ikea y sobre la mención de lugares suecos, pero la verdad es que para mí crea un ambiente y hace que te sientas allá.

Lisbeth como la hacker profesional que es, se inmiscuye en la investigación de Dag y Mia, y tras ciertos acontecimientos, es la principal sospechosa de un asesinato. Mikael, seguro sobre la inocencia de Lisbeth se propone por limpiar su nombre y demostrar su inocencia.

En este segundo tomo en la saga hay plot twists por todas partes, hay un misterio que va creciendo conforme las páginas pasan y los personajes siempre están amenazados. Por más que quería no podía leer lo suficientemente rápido para acabarlo y así saber cómo iba a acabarse. Uno de los más adictivos que he leído. ¿Qué más puedo decir? Conversaciones verosímiles y nada forzadas, personajes distintivos y personalidades arrolladoras, relaciones entre nuestros protagonistas complejas y diversas, enganchador, trama rápida e intrigante, asesinatos, muerte, sexo. Prácticamente todo lo que llama mi atención en un libro.

Mi aprecio por Mikael, Erika, Lisbeth, creció ridículamente, y no puedo esperar para comenzar el próximo libro.

Lo recomiendo a todos, especialmente a los fans de Millennium que aún no se han decantado por leer la segunda entrega de la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete para notificaciones mediante correos!