lunes, 1 de febrero de 2016

El Dador de Recuerdos de Lois Lowry

Título: El Dador de Recuerdos
Autora: Lois Lowry
Editorial: Círculo de Lectores
Número de páginas: 240
Puntuación: 2/5

Sinopsis:

Jonás ha recibido una misión única dentro de su Comunidad. Una misión que, a diferencia del resto de la gente, le permite ver el mundo con sus propios ojos. En él recae la responsabilidad de decidir si debe compartir con los demás parte de cuanto sabe: ha llegado el momento de preguntarse si el ligar donde no existen ni el dolor ni el miedo es realmente perfecto... o si, por el contrario, debe rebelarse contra él y liberar así a quienes viven en la ignorancia.

Opinión:

¿Han leído un libro en la categoría de buena-premisa-pero-mal-desarrollo? Si no conocen este inédito término, es porque realmente no existe. Hasta ahora. En esta categoría entran todos esos libros con interesantes premisas, con potencial para ser algo grande y diferente pero que fallan lastimeramente en el intento. Para mí, El Dador de Recuerdos entra sin impedimentos aquí.
Voy a extender la sinopsis, ya que es realmente vaga y no revela en lo más mínimo de lo que va el libro. EDdR es una distopía, donde seguimos a Jonás, nuestro protagonista principal. Vive en una Comunidad donde los colores no existen, donde las reglas son severas e inflexibles, donde el dolor, la tristeza, la añoranza y demás sentimientos no se conocen. No existen recuerdos de ningún tipo lúgubres y todo es metódico, sirviéndose de experiencias felices para vivir.

Ahora, en la comunidad existe un Dador de Recuerdos, que es el encargado de almacenar todo recuerdo nefasto o destructivo; las personas elegidas siempre son apartadas de los demás aunque se les tiene un gran respeto. También existe un Receptor, el cual es el aprendiz del Dador, para que cuando el otro muera, este pueda tomar los recuerdos antiguos para que así no se pierdan sin más ni se liberen a la Comunidad. Según comprendí, cuando un Receptor o Dador dimite, los recuerdos que albergaba volvían a las personas de la Comunidad, por lo que el pánico afloraba. Jonás, el protagonista, es el elegido para ser el Receptor.

Las personas en este mundo son consideradas adultas tras cumplir los doce, tras pasar por una selección donde se les es asignado su profesión de por vida (por los Ancianos, que se encargan de examinar a cada niño para decidirlo).

El libro no consiguió mi interés sino hasta después de la página 100, pero para ser un libro que apenas excede las 200, se demoró demasiado para mi gusto. Tras la elección de Jonás, la trama se vuelva más interesante y comenzamos a ver por qué ocurren ciertas cosas y cómo se fragua algo para los próximos libros. El comienzo es tedioso, pero finalmente cuando la trama comienza realmente a moverse, se acaba. Eso disminuyó mi puntuación al final.

Uno de mis principales problemas fueron los personajes ya que eran meros recortes de cartón. Ninguno tenía sustancia, los diálogos eran bizarros a excepción de las conversaciones de Jonás y el Dador y no hubo desarrollo alguno. No sabemos el pasado de la Comunidad, cómo llegó a formarse, qué hacían antes las personas, por qué comenzó a ser tan estricto el mundo, por qué, por qué, por qué. Demasiadas preguntas y pocas respuestas. Jonás como protagonista me disgustó y solamente atrapó mi atención el actual Dador de Recuerdos.

Otros problemas que tuve fue la mención de los lugares. La Comunidad. Las Paridoras. Las Selecciones. Los Seises. Los Criadores. Director de Recreo. Comunicación Pública. Misión. Normas. Guardias de Seguridad. ¿ES REALMENTE NECESARIO, LOIS LOWRY?

Me gustó del libro como los recuerdos son transmitidos de una persona a otra, como son personas con una responsabilidad colosal. Me gustó el Dador de Recuerdos y cómo su estado de ánimo variaba de un día a otro, como sufría al recordar el dolor, la desolación, el calor, el frío. Es lo único que podría redimir al libro, ya que es un aspecto interesante pero muy poco explorado para ser el tema principal del libro.

No obstante el libro es corto, el final fue demasiado apresurado. Las primeras páginas eran incongruentes, mientras que las finales resultaron muy cortas para la historia; podría haber tenido 100 páginas más y así culminar las cosas de una mejor manera, explicando cosas, por ejemplo.


Continuaré la serie porque ya tengo los demás tomos.

2 comentarios:

  1. Holaaa
    Pues vaya. Rafa, mes has mandado a una reseña de las que quitan las ganas xD Igual voy a leerlo, que tengo curiosidad.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te desanimes, Kat. El libro está interesante, bastante, pero falla en dar respuestas y formula muchas preguntas. Esperaré leer una reseña del libro en tu blog :)

      Eliminar

¡Suscríbete para notificaciones mediante correos!