martes, 17 de noviembre de 2015

Temblor de Maggie Stiefvater

Título: Temblor
Autora: Maggie Stiefvater
Editorial: Ediciones SM
Número de páginas: 420
Puntuación: 1/5

Sinopsis:

Hace años Grace estuvo a punto de morir devorada por una manada de lobos. Inexplicablemente, uno de ellos, un lobo de intensos ojos amarillos, la salvó. Desde entonces todos los inviernos Grace se asoma al bosque y, desde la distancia, lobo y chica se observan. 
Cuando llega el calor, la manada desaparece y, con ella, su lobo. Pero este año, Grace deseará que el invierno no llegue y que el otoño dure para siempre. Ha conocido a un chico, se llama Sam. Es un tipo normal, salvo por sus ojos. Son de un extraño color amarillo.



Opinión:

Dejé de leer luego de la página 250 aproximadamente.

Temblor es en resumen Crepúsculo con lobos, solo que mejor escrito.
Entonces, estoy bastante seguro que un puñado de ustedes ha escuchado sobre este libro en parte en la literatura de jóvenes adultos, en parte por la escritura de la escritora y entiendo que la premisa de este libro pueda sonar interesante, pero, créanme, no es en lo más mínimo. La verdad es que este libro carece de trama total y da vueltas en torno a una relación de instalove sin ninguna clase de química ni afinidad entre los personajes principales.
Temblor nos narra la historia de una joven, Grace, que estuvo cerca de ser devorada por una manada de lobos.

Desde que terminé Temblor, hace unos dos días, he estado pensando algún aspecto que pueda redimirlo, pero lo único bueno que tengo es que se deja leer realmente fácil. Lo demás, es una pila de tonterías absurdas narradas a niños de diez u ocho años; la narración es sencilla, sí, y también, de alguna manera, interesante y es atractiva  (exactamente como ocurre con La Profecía del Cuervo de la misma autora)... mi inconveniente es que parece que describe/narra a personas con muy poca mentalidad.

Nuestra protagonista, Grace, es tan interesante e insípida como una pared de ladrillos. No tiene nada que la haga interesante y Stiefvater no le da al lector razón alguna para simpatizar con ella.
En este libro seguimos la narración de Grace y Sam.

*parte de la reseña no apta para fans de Grace o Sam*

Grace es sin duda el peor personaje que he tenido el disgusto de leer. Es aburrida, simple, carente de una voz propia. Tiene una enfermiza, psicótica obsesión con un lobo de ojos amarillos (cosa que fue mencionada tantas veces que me quise lanzar del Teide) que la salvó del resto de la manada que quería devorarla. Aquel entonces contaba con once años, y desde ese momento en adelante buscaba información sobre lobos, se acercaba al porche en invierno para ver al lobo de ojos amarillos, incluso se cambiaba de ropa frente a la ventana sin ocultar su cuerpo para que el lobo de ojos amarillos pudiera verla. Asco. Depravación total. Lo más espeluznante de la obsesión de Grace por el lobo que la salvó es que lo llamaba mi lobo. Nadie más tenía derecho a mirarlo, o a hablar mal de su lobo. Grace estaba enamorada del lobo (no exagero, créanme) antes de saber que se trataba de un humano.

Eso me lleva al segundo punto de este segmento... Sam. Sam es el interés romántico de Grace, el lobo que la salvó. Algo que debo reconocer es que me gustó el hecho de que los lobos se transformaran de humanos a lobos dependiendo de la temperatura (bajas temperaturas = transformación) y que luego de cierto tiempo, dejaban de volverse humanos y perdían todo conocimiento de su vida como humanos.

Entonces, Sam. Sam se supone que es un hombre, pero cualquiera podría cambiarle el nombre a María, Hillary o Berta y no tendría ningún impacto; Sam se ruboriza y llora más que cualquier mujer haya visto alguna vez. Su voz es idéntica a la de Grace y si en algo se distingue, es que resulta incluso más femenina y desinteresada. No hay ápice alguno de una determinación férrea o algo que lo haga ser hombre. Se dedica a escribir poemas atrozmente hechos y su actitud tímida y gótica no era simple y sencillamente de mi agrado.

Hay algo curioso al respecto. Se supone que la transformación humano-lobo, lobo-humano es un ciclo, y que con el pasar del tiempo, la persona infectada se vuelve cada vez más animal que humano, haciendo que sus recuerdos como humano sean borrosos e incluso desaparezcan, pero de alguna manera, Sam recuerda TODO lo que ocurrió con Grace hace seis años. ¿CÓMO DEMONIOS, STIEFVATER?

Otra cosa que quiero decir sobre Grace es que su obsesión por su lobo de intensos ojos amarillos es que descarta su amistad (con Olivia y Rachel) por el simple hecho de hacer algo relacionado con aquella bestia. Pese a no ser sano, las trata mal y con un desinterés que volvería loco a cualquiera.

*sección acabada*

Debo mencionar, por supuesto, como Grace se conoce con Sam (porque este es disparado en una cacería de lobos, ya que asesinaron a un joven y se ve transformado de lobo a humano) y claro, nuestra protagonista le da cobijo. En su casa. EN SU MALDITA CAMA, SIN CONOCERLO. SE AMAN, SIN CONOCERCE. DEPENDEN EL UNO DEL OTRO, SIN CONOCERSE. COMPARTEN CEPILLO DE DIENTE, SIN CONOCERSE. ¿PERO QUÉ DEMONIOS ES ESTO, MUNDO EDITORIAL?

Otro tema: los ausentes e inútiles padres de Grace. Literalmente, les importa absolutamente nada lo que le suceda a Grace. El hecho de que un adolescente desconocido duerma día tras día con su hija, bajo su techo, en la misma cama sin saberlo han fallado como padres en todo sentido posible. He leído en diversas reseñas que los únicos personajes redimibles en este libro son los padres de Grace, pero yo estoy seguro que están hablando de otros personajes porque ESTÁN TAN HORRIBLEMENTE DESCRITOS QUE ME DRENAN LAS GANAS DE VIVIR.
Este libro está mal en tantos niveles que resulta ridículo que haya sido publicado, y que además, sea uno de los libros más conocidos en el género de jóvenes adultos. Erróneamente este libro es etiquetado como aventura o sobre licántropos... la verdad es que es romance. Romance en todo su mal hecho esplendor. En todo su patético esplendor.

Si eres un fan de la información de personajes, donde tengan realmente una vida, pasatiempos, pérdidas y triunfos, temores, este definitivamente no es tu libro. No creo que la autora haya gastado tan siquiera un segundo en darle sustancia alguna a los personajes de Temblor, donde son recortes de cartón.

El mero hecho de escribir esta reseña me hace pensar en las horas gastadas que perdí leyendo esta atrocidad. No me arrepiento porque servirá de algo en un futuro.

NO tengo deseo alguno de leer los otros dos libros en la trilogía (me han dicho que no hacen sino empeorar, y no puedo imaginar lo atroces que son si Temblor es así) ni pienso hacerlo, bajo ningún concepto. NO lo recomiendo y le daría menos de una estrella, pero no es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete para notificaciones mediante correos!