jueves, 3 de septiembre de 2015

Sueños de Dioses y Monstruos de Laini Taylor

Tìtulo: Sueños de Dioses y Monstruos
Autora: Laini Taylor
Editorial: Alfaguara 
Número de páginas: 616
Puntuación: 1/5

Sinopsis:

Un enemigo común.
Una causa común
Karou y Akiva ya saben que están vivos. pero Karou aún no está preparada para perdonar.
Y ahora, mediante un terrible engaño, Karou ha tomado el control sobre la rebelión quimérica y el futuro de su raza depende de ella, si es que aún queda futuro para las quimeras en Eretz, una tierra devastada por la guerra.
Cuando el brutal ejército de serafines de Jael penetra en el mundo humano, lo impensable se convierte en esencial: Karou y Akiva tendrán que unir sus ejércitos para luchar contra un enemigo común.
Y, más allá de las fronteras del espacio y el tiempo, ¿qué sueñan dioses y monstruos? ¿Y acaso alguna otra cosa importa?

Opinión:

Admito que luego de DNF Sueños de Dioses y Monstruos leí un poco más en caso de estar errado por darle 1 estrella mientras que TODOS los demás bloggers/reviewers le dieran 5. Soy enteramente consciente que no es bueno comparar libros, pero luego de leer el segundo en esta trilogía, pensé que Laini Taylor podría reescribir una guía de teléfonos y leerlo plácidamente... grave error.

 Creo que mi puntuación se da por lo siguientes aspectos:

1- Inconsistencia: Me resulta un poco difícil seguir un libro cuando su tiempo es inconstante -pasando de lo ágil a aquel paso lento que sólo funciona cuando se hace perfectamente- y cuando crees que algo va a suceder te lanzan un párrafo sobre las estrellas y la imposibilidad de la existencia de un dios y relleno, relleno, word count . Este libro es un desastre en cuanto a la inconsistencia: Hay ciertas escenas que podían ser relatadas rápidamente como la de previos libros, mientras que otras -ELIZA- se hacían tan tediosas que quería arrancarme los ojos de simple frustración.

2- Densidad: Para los que se preguntan, no, no tengo ningún problema con que la lectura sea densa y lenta, ya que hay libros y maneras de escritura que me engancharon y son de esa manera como George R. R. Martin o Diana Gabaldon. Lo que sucede con este es que hay grandes párrafos seguidos en el que no tratan de ningún tema que haga avanzar la historia o que tratan temas tan estúpidamente banales que era difícil no perderse a medida se leía. Mientras que sus otros dos libros anteriores eran sencillos y rápidos de leer, entretenidos y con una consistencia perfecta.

3- PersonajesNUNCA es buena idea introducir personajes nuevos y nuevas tramas en el último volumen de una trilogía. Sentí que este libro había sido escrito a retazos, creando temas nuevos y retomando otros sin la importancia que estos tenían para la trama que se venía desarrollando desde hace DOS LIBROS.

4- Karou y AkivaHoly fucking Yisus. ¿Cuántas veces leímos sobre los ojos perfectos, feroces, llenos de fuego de Akiva? Se hizo tan repetitivo en cierto punto que debía reprimir un bostezo de fastidio. Era como si Laini se hubiese olvidado de más frases a parte de describir el amor que sentía Akiva y Karou más la desesperación y el amor que se profesaban entre sí. Oraciones. Párrafos. Hojas. No. 

5- Problemas con la trama: ¿Cómo en el nombre de todos los santos, Zuzana pudo aprender a utilizar los dientes y a clasificarlos SOLAMENTE OBSERVANDO cuando a Karou le demoró años aprender a hacerlo siendo enseñada personalmente por Brimstone? ¿Dónde está la lógica en eso?
Comprendo perfectamente que un libro debe tener relleno para cubrir páginas, pero este libro tenía cientos de escenas y capítulos donde no se explicaba nada ni se revelaba lo que podría ocurrir. En Días de Sangre y Resplandor seguimos diferentes puntos de vista y también veíamos cómo escenas se desarrollaban para tener una vista más completa de lo que ocurría, mientra que en este estamos atados a Karou, Akiva, Liraz y otros personajes nuevos de los que no me importó un simple carajo.

6- Número de páginas: SÍ, pasé por la mitad del libro. Leí más de la mitad y solo hubo un acontecimiento cardinal, aparte de eso, nada más. Si en un libro alcanzas las 300 páginas y nada ocurre importante, déjalo ir. Consejo amistoso. Este libro pudo haber tenido 300 páginas menos y no ser tan mediocre, lo siento.

También es cierto que aún tengo vagas ganas de saber cómo acaba la historia y qué va a suceder con los personajes -especialmente Zuzana y Mik que son mis favoritos pese a ser secundarios-, pero no puedo; mi moral no me permite hacerlo. No puedo gastar mi tiempo leyendo algo con lo que no estoy a gusto

Ahora me pensaré dos veces en leer algo sobre Laini Taylor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete para notificaciones mediante correos!